Las lesiones invadieron la NBA

Lunes, 6 Octubre   

Stoudemire y Jeffreis los afectados

El fantasma de las lesiones surgió de nuevo en los campos de entrenamiento de la NBA con el pívot Amare Stoudemire, de los Suns de Phoenix, otra vez protagonista de las malas noticias para su equipo.

Jared Jeffries se fracturó una pierna

Tampoco ha tenido suerte el alero Jared Jeffries, de los Knicks de Nueva York, que se fracturó una pierna y estará entre seis y ocho semanas afuera de la competición, lo que le costará mucho más entrar en el equipo que ahora dirige el entrenador Mike D’Antoni, que hará su debut en el equipo de la ciudad de la Gran Manzana.

Stoudemire, que no acudió a los Juegos Olímpicos de Pekín para tener más tiempo de recuperación de los problemas de rodilla, no ha vuelto a tener suerte al sufrir otra lesión, esta vez en el ojo.

El pívot estrella de los Suns, que esta temporada va a dirigir Terry Porter, sustituto de D’Antoni, no pudo entrenarse ayer, jueves, debido a que se le descubrió que tenía una lesión en el iris.

Stoudemire se perdió el entrenamiento del jueves debido a una lesión en el iris de su ojo derecho, que sufrió un golpe involuntario de su compañero el alero francés Boris Diaw en la jornada anterior.

El jugador lesionado de los Suns se levantó sin ver bien y tras los primeros exámenes de los médicos se comprobó que había sufrido daños en el iris de su ojo.

Sin embargo, el examen no mostró daño en la retina ni en la córnea, de acuerdo al “East Valley Tribune”, algo que tranquilizó a los directivos del equipo.

“Tiene algo afectado su iris derecho, pero, afortunadamente, no es serio”, dijo Steve Kerr, el gerente general del equipo, de acuerdo al diario “The Arizona Republic”.

Por su parte, Porter dijo que era importante que se recuperase lo antes posible para que no se perdiese el trabajo de los entrenamientos de pretemporada que son básicos.

“Será importante que se recupere y tenga tiempo para acoplarse al equipo”, comentó Porter, según Republic. “Tan pronto como damos dos pasos adelante, debemos retroceder un par atrás por Amare, desafortunadamente”.

Mientras, Jeffries lo tiene más complicado el volver pronto a los entrenamientos al confirmarse que se fracturó ayer, jueves, la pierna izquierda y estará entre seis y ocho semanas de baja con los Knicks.

Jeffries, que suma siete años como profesional, se retiró del entrenamiento antes de tiempo a petición de D’Antoni. Tras un golpe, se colocó hielo y miró el resto del trabajo de sus compañeros desde el banquillo.

Salió de nuevo al campo y concluyó el entrenamiento con algunos tiros a canasta, pero sin intensidad y los exámenes posteriores confirmaron la fractura de la fíbula izquierda.

El alero no pudo contribuir demasiado en sus primeras dos temporadas con los Knicks, pero se espera que tenga mejor suerte bajo la dirección de D’Antoni, debido a sus condiciones para actuar de alero pequeño y ala-pívot le va bien al estilo de juego que implante el nuevo entrenador.

Mientras tanto, el pívot Eddy Curry tampoco pudo trabajar al no haberse recuperado de una infección bacteriana, que le afecta desde antes que llegó al campo de entrenamiento.

El propio D’Antoni reconoció que no sabía cuando podría Curry volver a entrenarse con el resto de sus compañeros.

“Creo que sólo está enfermo. No debería haber otra razón porque nadie quiere estar todo el día encerrado en el hotel”, comentó D’Antoni, quien agregó que es poco probable que Curry entrene antes de que el equipo abandone la sede provisional, en las afueras de Nueva York, que han elegido para comenzar la preparación física.

“Debemos confiar que Eddy se recupere del todo y luego llegue en plenitud para esforzarse al máximo con el resto de los compañeros”, agregó D’Antoni.